Panificadora Moulinex OW310130

Moulinex OW310130 Panificadora | Analisis

Haz clic en la imagen para comprobar el precio y el stock actual de este producto así como ver más fotos disponibles.

Siempre que paso por delante de una panadería, me pongo a olfatear el aire en plan sabueso, y es que me encanta el olor a pan recién hecho. ¿No os pasa a vosotros? Es más, si algún día se me apareciese un genio de la lámpara, dependiendo de qué humor me pillase, quizás le pediría un enorme café con leche y un pan artesano recién hecho para desayunar en la cama un sábado por la mañana.

Y mira que es fuerte lo mío con el pan, teniendo en cuenta que para mí, levantarme un sábado con mucha suerte a las 7 significa haber “dormido la mañana”… ¡pues mira si no le podría pedir al genio en cuestión un sábado de pausa para dormir a pierna suelta en lugar de un pan!

Pero esto del desayuno y el pan artesano se había quedado en el mundo de lo hipotético hasta hace poco… ¡hasta que descubrí la existencia de las panificadoras! Bueno, saber ya sabía que existían, pero de forma más bien inconsciente. Pero un buen día que empecé a googlear para ver cómo funcionan exactamente las panificadoras y si me interesaría o no tener una, me encontré con esta belleza: la panificadora Moulinex OW310130.

La Moulinex OW310130, más que una simple panificadora, es un pequeño robot de cocina: no solamente hace pan, sino también masa para pizzas, bizcochos, pasta para espagueti y esas cosas, y hasta mermelada. Sí, sí, como lo oís, mermelada. Esto es porque, por un lado, la Moulinex es una amasadora, es decir, mezcla los ingredientes de pan, masa de pizza o bizcocho; pero por otro, también incluye la función de cocción, por lo que además funciona como un pequeño horno. Para poder hacer todas estas cosas tiene 15 programas diferentes, pero no por eso es nada complicada de usar, al contrario, es muy intuitiva. Además viene con un libro con 30 recetas para hacer un montón de cosas. Y lo mejor de todo… es programable, pudiendo dejarse programada hasta con 15 horas de antelación, con lo cual, si el viernes por la noche la programo para cocer el pan, el sábado por la mañana me despierta… ¡el olor a pan caliente y recién hecho! Además, tiene otra opción para mantener el pan caliente en su interior pero sin que siga cociendo. De todas formas, creo que aguanta unos días fresco fuera de la panificadora, y digo que lo creo porque aunque lleva un 1 kg, que parece mucho, nosotros hasta ahora no hemos dejado ni las migas para ver cómo queda al día siguiente.

El primer día que usé mi Moulinex OW310130, ya me había hecho a la idea de que igual que la primera crepe o la primera rosquilla que echas a la sartén, el primer pan me seguro que me saldría fatal, por aquello de que al principio hay que hacerse a la panificadora. Pero no, para nada. Y es que no tiene más misterio, si sigues la receta te sale un panazo de impresión desde la primera vez, con su corteza, su miga blandita… bueno, una delicia.

Además, la cubeta se saca para poder lavarla, y la panificadora es tan pequeña y compacta que cabe en cualquier sitio. No porque yo la vaya a guardar mucho, al menos en los próximos tiempos. ¡No sin mi panificadora! Aparte de los panes artesanales tradicionales se pueden hacer innovaciones como pan de nueces, de hierbas provenzales, sin sal o sin gluten, panes dulces y brioches… Las posibilidades con la Moulinex OW310130 son inmensas.

Ahora, si algún día se me aparece el genio de la lámpara, ya podré pedirle que haga dormir a mis niños un sábado hasta las 11 de la mañana…

 

Escribe tu comentario o consulta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies