Escapadas con Niños

En este artículo voy a comentar 20 opciones de escapadas con niños, para que cuando estéis hartos del trabajo y a vuestros hijos les apetezca un paseo os los podáis llevar a conocer algo diferente y os lo paséis bien. En algunos de estos planes los que más disfrutarán son ellos, pero están pensados para que se aproveche gente de cualquier edad.

1) Port aventura – Tarragona

Port Aventura es sinónimo de escapadas con niños. Una no se ve sin la otra. Es mi preferido, porque incluye diversión para todo el mundo. Podéis disfrutar tanto los padres como los más pequeños. Me llevé a Victoria y Eliott hace no mucho y se lo pasaron en grande. Mi marido y yo estuvimos más de observadores, con alguna excepción -cuando el valiente se subió al Dragón Kahn; yo ahí no me subo ni loca-. Se hicieron fotos en alguna de las atracciones que subieron, para que tengan un recuerdo para la posteridad. De todos modos, es un parque temático en la costa catalana que creo que aprovecharán más de aquí a cinco años. Ya podrán subir a atracciones más fuertes, en las que mi marido y yo podamos montar y pasárnoslo también bien. Aun así, no creáis que yo no he disfrutado, ¿eh? Tienen no sé cuántos mundos temáticos y me he hartado a comer de todo. El precio, para todo lo que se puede hacer -sin pagar una vez dentro por las atracciones-, está fenomenal. Y me la juego a que a vuestros pequeños les va a volver locos.

2) Asturias

No se trata de una atracción o sitio en concreto al que ir; es toda la comunidad. Me reconozco una admiradora de Asturias, especialmente de los pueblecitos más próximos al mar. No he disfrutado de él como podría haber hecho en Cantabria, pero el encanto que tienen es una maravilla. El entorno rural es perfecto para una escapada de fin de semana. Si podéis, os recomiendo que busquéis alguna casa campestre en mitad de alguna montaña. Os aseguro que ahí hay más verde que en toda Irlanda. Es una buena oportunidad para que los niños se mezclen con la naturaleza y le pierdan el pánico ese que parece atemorizarles al andar. Verán vacas, cabras y ovejas por un tubo y vosotros descubriréis el auténtico queso asturiano. Y si podéis pasar por Gijón, ni os lo penséis. Como estén en fiestas, preparad vuestro estómago para la famosa sidra: a los niños les sorprenderá cómo la sirven y vosotros… no hace falta comentar más.

3) Formentera – Islas Baleares

Tuve la ocasión de ir hace unos cuantos años, cuando todavía no tenía a mis hijos, y me maravilló. Supongo que ahora estará un poco más explotada en cuanto a turismo, pero el Mediterráneo tiene algo que no hay en ningún otro sitio. La isla de Formentera, pequeña como ella sola, ofrece un paisaje rural pegadísimo a la playa. Los más pequeños lo pasarán en grande con las lagartijas de colores, y los más crecidos con las costas. Vosotros, los adultos, preparaos para comer arroz y pescado de mucha calité.

4) Valdelinares – Teruel

Estaciones de esquí en España hay una barbaridad, pero la mejor para hacer escapadas con niños creo que es la de Valdelinares. Evidentemente, el mayor atractivo para los peques es la nieve. Si no la han conocido aún, es una buena opción. Si queréis que aprendan a esquiar, también. Y si queréis esquiar vosotros, tenéis pistas de sobra para dos días. Para vacaciones más sofisticadas ya no lo recomendaría tanto; tiraría más hacia el norte.

5) Madrid

El Parque Warner va a parte. Aquí me estoy refiriendo a la ciudad de Madrid en sí, que ya de por sí tiene las ventajas de una gran capital para que los niños se lo pasen bien. Pero a mí, para Eliott y Victoria, me gustan cosas como el zoo de la Casa de Campo, o el Teatro de títeres que montan cada dos por tres en El Retiro. El paseo en barca por allí es muy mítico. Si se quedan con ganas, llevadles al Planetario, y si todavía no han estado en Port Aventura, al parque de atracciones -mucho más modesto- que hay cerca del zoo.

6) Parque Warner – Madrid

Otra de las escapadas con niños por excelencia. ¿A qué niño no le gustaría subirse a atracciones mientras ve al Pato Lucas, a Bugs Bunny o al Diablo de Tazmania por ahí dando vueltas? No he estado nunca, pero creo que mis hijos lo van a disfrutar más ahora que de mayores, que los dibujos que conocen les tiran mucho. Mi marido, de todas formas, no tiene demasiadas ganas de ir, así que igual me vengo con mi hermana y mi sobrino y todos contentos.

7) Las Casas Colgantes – Cuenca

Bueno, esta escapada es obligatoria. Los críos no es que se lo vayan a pasar especialmente bien, pero desde luego se van a quedar sorprendidos con lo que van a ver. Yo aún no los he llevado, pero estuve por mi cuenta hace unos años y me quedé fascinada. Las casas están ahí, al borde de un precipicio, como amenazando con que se van a caer y van a provocar un desastre. Pero qué va, de ahí no se cae nada. En cuanto crezcan un poco los míos, me los llevo a Cuenca para que lo aprecien.

8) Cádiz

Esta es una de las escapadas con niños que tengo pendientes. Me han hablado mucho y muy bien de esta ciudad, y por todos son conocidos sus carnavales y pescaíto. Seguro que los críos se hartan a comer tortillas de camarones y se lo pasan bien disfrazándose durante un par de días.

9) Valencia

La capital del Turia, destino obligado sí o sí. De entre todas las escapadas con niños de fin de semana, ésta es una de las TOP. En el oceanográfico se van a hartar a ver peces. Tuve la ocasión de ir el año de su apertura y estaba todo muy bien montado. Les va a encantar, en serio. Y a vosotros también. Podéis ir a ver algún documental a l’Hemisfèric, e igual salen de allí queriendo ser científicos o astronautas. Si se quedan con ganas de más, al lado tenéis el Museo del Príncipe Felipe. A mí no me gustó en exceso, pero supongo que los más pequeños lo gozarán más que yo. Cerca de allí se encuentra el parque de Gúlliver, que es una concentración maravillosa de toboganes en el cauce del río. 100% apropiado para críos de todas las edades.

10) El Tibidabo – Barcelona

Todo el mundo sabe que Barcelona tiene muchísimo más que este parque para resultar atractiva al ojo de unos padres, pero para los niños, ése sería el templo de la ciudad condal. Está en Montjuic y aunque no es tan enorme como Port Aventura, lo disfrutarán igual. Hay un túnel del terror que no os recomiendo en absoluto, por el canguelo que me dio cuando acompañé a mi sobrino hace cinco años. TE-RROR.

11) Canarias

Aquí hay islas para rato. No he estado en todas, ni muchísimo menos; sólo conozco Gran Canaria. Allí vuestros hijos de lo pasarían bien en el desierto que hay al sur, junto a la Playa del Inglés. Vaya dunas. Pero bueno, tengo entendido que de todas las islas, son Lanzarote y Fuerteventura donde los animales provocarían que mis hijos de pusieran como locos de contentos de haber ido. Parece ser que la fauna es muy curiosa. Tendré que ir en algún momento; otra más para apuntar a la lista de escapas con niños.

12) Bilbao

Bilbao es una de esas escapadas con niños que aprovechan casi más los padres que los hijos. Si os gusta comer, no dudéis en ir a Bilbao. Y si tenéis forma de desplazaros, volved en otra ocasión en la que tengáis más tiempo y haceros una ruta por los alrededores, llegando incluso a San Sebastián. Ay, esos pintxos… Bueno, pues en Bilbao los críos se lo pasarían bien viendo el famoso museo de Guggenheim, aunque el máximo goce lo obtendrían los domingos, día en que el museo organiza actividades para que los pequeños las disfruten. Como alternativa está el Museo Marítimo Ría de Bilbao, donde tanto los pequeños como vosotros os aproximaréis un poquito más al mundo marino. A mí me gustó bastante, y a los nenes también. Oye, y si ya os sobra tiempo, que sepáis que hay alguna que otra fábrica de chocolate por los alrededores. Se pueden organizar visitas guiadas, así que ni tan mal.

13) Sevilla

Otra de las típicas escapadas con niños que disfruta todo el mundo. Para que ellos se lo pasen bien está el Teatro Alameda, que representa obras destinadas en exclusiva para el público infantil. En el Pabellón de la Navegación hay una exposición para disfrute de todos, pero la guinda del pastel es el Barquero de Triana. Los niños se disfrazan de piratas y se los llevan navegando por el Guadalquivir. Buen momento para darle caña a la gastronomía andaluza.

14) Fallas – Valencia

Del 14 al 19 de marzo se celebran las Fallas en Valencia. No llevéis a vuestros hijos de noche, porque la gente sale de fiesta y la ciudad es un incordio. Pero de día, llevadles paseando a ver las famosas fallas y se divertirán. Si no las habéis visto nunca, son cuanto menos curiosas. Y a las 14.00h de cada día, en la Plaza del Ayuntamiento, cinco minutos de petardeo absoluto con la mascletà.

15) Pueblecitos de Alicante

Id con la excusa de las playas, que en sitios como Jávea y Calpe las hay y muy bonitas. En ellas los críos disfrutarán como se tiene que disfrutar una buena playa: al sol, con aperitivo y con un buen arroz a la hora de comer. Vosotros id por él, porque es increíble. La paella es valenciana, vale; pero el arroz a banda, con ese toque marinero, no puede haber nacido en otro sitio que allí, en los pueblecitos costeros de la costa alicantina. ¡Viva el Mediterráneo!

16) Terra Mítica – Alicante

No sabía muy bien si incluirla, porque reconozco que no sé si está operativa actualmente. Sería una de las escapadas con niños por excelencia, porque se trata de uno de los parques temáticos más grandes que yo sepa, pero con los problemas de corrupción del PP en la Comunidad Valenciana no sé si ha acabado yéndose al traste o qué. Si no, es una opción bastante válida. Fui cuando lo acababan de abrir y me lo pasé bien; si los críos fueran ahora lo disfrutarían cantidad, seguro.

17) Granada

Granada es una ciudad que va a disfrutar todo el mundo. Unos por unas cosas, y otros por otras. A los niños les va a gustar el solete y la comida frita de tapita que vais a poder adquirir por dos duros. Granada es baratísima, por lo que para una escapada de fin de semana va estupendamente bien. Si tenéis suerte y los niños están algo creciditos, podrán aprovechar la visita y empaparse de la cultura mozárabe con el barrio del Albaicín. El mirador de San Nicolás ofrece unas vistas espectaculares. Y ni qué decir tiene, les guste o no, la Alhambra. Reservad e ir, porque no os arrepentiréis.

18) Parque Nacional de Cabañeros – Toledo y Ciudad Real

Me han contado que tiene una fauna increíble, por lo que a los niños les va a gustar seguro. Es una buena forma de que conozcan sitos de España menos comunes. Si tenéis tiempo, llevadles a Toledo y comprobad si le gustan los castillos.

19) Corral de comedias – Almagro (Ciudad Real)

Una de las joyas del siglo de oro. Cuanto más mayores sean los niños, más disfrutarán del teatro. Es como un viaje al pasado, donde la comedia española era uno de los símbolos de Castilla. Si no habéis estado nunca, no podéis perdéroslo.

20) Las rías gallegas – Galicia

El templo del marisco. Vosotros, los padres, lo disfrutaréis como niños. Los niños, como no creo que sean demasiado dados a comer percebes, disfrutarán de esta escapada con los pueblecitos gallegos de alrededor de las rías, así como del entorno rural tan característico. ¡Excursiones para todos, para bajar la mariscada!

Escribe tu comentario o consulta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies